home

El sable o la espada es uno de los elementos utilizados en la danza del vientre que más fuerza tiene en un espectáculo.

Este elemento se utiliza en la danza conocida como Raks al Sayf o danza del sable, que tiene un origen incierto y que da lugar a variadas hipótesis.

Algunos creen que procede de Egipto, donde era bailada en homenaje a la diosa Neit, madre del dios del sol Ra, que era una diosa guerrera símbolo de la destrucción de enemigos y apertura de caminos.

También se dice que era una danza en homenaje a otra de las hijas de Ra, la diosa de la justicia Maat, que representaba la justicia, la verdad, el orden social, cósmico y estacional, además de ser guardiana de la moral y los ritos.

Otros dicen que en el antiguo Egipto los soldados conmemoraban sus victorias bailando con sus espadas al ritmo de los tambores como símbolo de fuerza y sabiduría y sus mujeres, madres y hermanas para celebrar su regreso de las batallas copiaron esta costumbre haciendo una danza de imitación para homenajearlos.

La última versión que situa su origen en Egipto es la de quienes apuntan que procede de una danza tradicional conocoda como El Ard que realizaban los hombres llevando los sables en vertical dispuestos a pelear.

Otra hipótesis dice que proviene del Imperio Otomano cuando las bailarinas y músicos viajaban de emirato en emirato desde la India hasta Andalucía. De la India derivan los movimientos en los que se hacen equilibrios con el sable sobre alguna parte del cuerpo serían de la India, y su fin consistiría en mostrar el equilibrio físico y mental de la bailarina.

La única documentación que existe sobre la danza del sable son algunas pinturas y se dice también que las bailarinas se inspiraron en pinturas orientalistas como las de Gerome, que sacó la temática de su imaginación.

En cualquier caso, la danza del sable utiliza un ritmo lento, como el chiftetelli o el masmudi, para ejecutar giros y movimientos delicados con el sable equilibrado sobre distintas partes del cuerpo como cabeza, cadera, busto, vientre o extremidades, aunque pueden incorporarse también ritmos más rápidos si se desea. El sable es un símbolo de poder masculino y por tanto esta danza expresa fuerza, imposición, precisión y lucha, asi pues, aunque la bailarina dance con gracia y sensualidad, su expresión debe acompañar la simbología de poder y desafío. No deja de ser un arma peligrosa por lo que requiere precisión, concentración y técnica además de que dicho elemento se conserve en buen estado.

El sable debe estar bien equilibrado, teniendo su centro de gravedad hacia el centro del arma. A la hora de adquirir un sable debemos comprobar esta característica equilibrándolo sobre la muñeca o los dedos índice y corazón, si al movernos la espada tiende a volver al centro, será perfecta para la danza. Igualmente no debe pesar mucho para no dañar las muñecas al girarlo, pero tampoco ser tan ligero que nos dificulte estabilizarlo en los movimientos porque baila hacia todos los lados como una pluma.

Algunas bailarinas que han fusionado la danza del vientre con artes marciales u otras danzas guerreras utilizan todo tipo de espadas, asi que podemos ver bailes con katanas, espadas medievales, celtas, cimitarras, sables corsarios, etc, si bien en muchos casos no se hacen equilibrios por las características del arma.

Blog  Foro   Chat  Youtube  Facebook  Twitter  Google+  Myspace  E-mail